Testimonios de nuestros estudiantes

Cuando comencé el diplomado llegué llena de emoción al saber que algo que estaba buscando tiempo atrás, ahora lo tenía en mis manos. Ha sido una experiencia saturada de emociones, en donde he encontrado seres que comparten su luz. El yoga no es estirar el cuerpo y respirar, para mí el yoga es transformación, es el sendero que cada uno quiera sembrar para crecer en alma, consciencia y tener una nueva visión por la vida. Disfruto estar aquí siendo feliz y aprendiendo sin juzgar, sin pasado ni futuro, momento a momento, porque hoy sé que la vida no pide mucho, soólo que seamos felices, que volvamos a lo básico.

Claudia Maya Molina

Mi experiencia en el diplomado ha sido muy gratificante y satisfactoria, a lo largo de estos pocos meses que llevo, he aprendido mucho de los diferentes maestros que han impartido las clases lo cual encuentro interesante pues de cada uno tomo algo y lo incorporo a mi aprendizaje que hace que la experiencia sea más enriquecedora, la dinámica del taller y el compañerismo son simplemente ¡maravillosos!

Adriana Altamirano Soriano

Me encantaría compartirles mi experiencia en el diplomado de yoga. En un principio por motivos económicos me costó mucho tomar la decisión, sin embargo, es un reto que aún tengo. Mi verdadera intención al entrar fue demostrarme que soy capaz de darme algo a mí misma a pesar de los juicios y opiniones de otros, de defender lo que me está formando como mejor persona y a la vez permitiéndome conocer cada vez más mis alcances y mis limitaciones. Es un constante aprendizaje donde uno trabaja su propio esfuerzo y también aprende a ser humilde, es un darnos cuenta que somos capaces de hacer lo que nos proponemos en el tiempo perfecto, sin juicios, aceptando cada aprendizaje, ha sido un cúmulo de lindas experiencias, afortunada de recibir el conocimiento de grandes maestros así como recibir nuevas y grandes amistades, mil gracias por permitirme formar parte de esta gran familia de la cual estoy orgullosa de formar parte, namaste 🙏🏻

Angélica Cortés Gómez Rueda

¿Cuál es mi experiencia en el Diplomado? Ha sido un viaje de emociones, vivencias, aprendizaje, mucho aprendizaje. Cuando tomé la decisión de inscribirme al Diplomado lo hice con la idea de saber un poco más sobre la práctica de yoga que recién había iniciado y claro, porque no, con la idea también de poder compartir e impartir lo que aprendiera; dar clases. Hoy después de 9 talleres mi perspectiva, mi pensamiento y mi ser son otros, esto va mucho, pero mucho más allá de posturas o lo que incorrectamente llamamos, «ejercicio». La práctica profunda del yoga te lleva a trabajar contigo mismo no solo física, sino mental y espiritualmente. Enfrentas miedos, bloqueos, te das cuenta lo poderosísima que es la mente para lograr una postura que a simple vista puede ser sencilla. El saber, el conocer de donde viene esta práctica, todo lo que hay detrás es infinitamente fascinante, muy interesante, apasionante. Este Diplomado también me ha dado la gran oportunidad de encontrarme con almas hermosas, seres humanos maravillosos, hablo de los instructores que sin dudarlo comparten no solo su conocimiento, sino también su ser. Y qué decir de las mujeres hermosas con las que tengo la gran fortuna de compartir taller, tras taller, no solo la práctica, sino también la vida. Este Diplomado me ha dado más, mucho, mucho más de lo que siquiera había imaginado. Lo inicié con una intención clara, «ayudar», esa intención se ha ido ramificando. No me queda más que agradecer a Yoga Yoghismo por todo el amor, la pasión, la dedicación y el compromiso que ponen en este Diplomado dentro y fuera del mat. Namaste

GRACIAS GRACIAS GRACIAS

Gabriela González Martín del Campo

El poder vivir la experiencia de certificación en Yoga Yoghismo ha sido muy grata, he contado con excelentes instructores que me han dejado experiencias y conocimientos muy útiles para desarrollar la disciplina del yoga como un estilo de vida.  Me gusta que haya exigencia, ya que esto me ayuda y me motiva a seguir estudiando y practicando más cada día, siendo consciente de la responsabilidad que significa ser un instructor de calidad, motivándome a seguir adelante,   vivir el presente feliz y plenamente y nunca darme por vencida.  Sin lugar a dudas estoy en el mejor lugar. ¡¡Gracias!!

Fabiola Montes de Oca